Por qué la educación financiera es tan importante

Por qué la educación financiera es tan importante

¿Qué hace tan especial a la educación financiera? A diario aplicamos conocimientos económicos cotidianos como decidir cuánto gastar en la comida o que plan de navegación comprar. Estas decisiones se toman de acuerdo a la disponibilidad de ingresos y a la meditación de opciones dentro del hogar.

En este punto es donde entra en juego la llamada educación financiera, y aunque esta ser diferente para cada situación, muchos se pregunta ¿Qué es? y ¿Para qué sirve? Pues te lo explicamos a continuación.

¿Qué es la educación financiera?

La educación financiera se puede definir como la capacidad que tiene cualquier persona para comprender el funcionamiento de la economía ya sea a gran o pequeña escala.

Es decir, una persona con una buena educación financiera es capaz de comprender y administrar sus recursos para hacerlos funcionar en base a un objetivo, como generar ahorros o realizar inversiones.

Esto requiere saber tomar las decisiones adecuadas en el momento indicado, tanto a nivel profesional como dentro del ámbito familiar.

Dentro del entorno laboral las empresas han sufrido un cambio acelerado, lo que ha dado pie a la implementación de nueva tecnología, en consecuencia la necesidad de personal con buena educación financiera es imprescindible.

Importancia

La educación financiera es de gran utilidad dentro del desarrollo social y económico de un ciudadano. Gracias a ella se puede sobresalir entre la competencia, además ayuda a potenciar cualidades importantes como el liderazgo, la perseverancia y la paciencia.

En este sentido un individuo debe conocer la importancia de factores económicos y sociales claves, como:

  • Conocimiento del contexto económico y social del país.
  • Mayor visión sobre el puesto que ocupa en el trabajo.
  • Conocimiento del derecho de consumo.
  • Mejor compresión del consumo responsable.
  • Capacidad de realizar compras racionales.

Estas cualidades se desprenden de lo expresado anteriormente, y son valores que definen a una persona que cuenta con una excelente educación financiera.

Beneficios de una buena educación

El conocimiento financiero proporciona múltiples oportunidades para cualquier individuo, eso está claro. Pero esto ofrece ciertos beneficios que van más allá, hablamos de:

  • Definición de nuevos objetivos económicos y familiares.
  • Elaboración propia de presupuestos.
  • Identificación de tipos de ingresos y gastos.
  • Conocimiento del mundo de la fiscalidad.
  • Constancia en el movimiento del dinero.
  • Posibilidad de buenos resultados en inversiones en la bolsa.
  • Apreciación de riesgos posibles.
  • Mejor planificación de la jubilación personal.

Es importante resaltar que todas estas ventajas y habilidades se desarrollan lentamente, no es un camino fácil hacia el éxito. Pero es fundamental aprender de los errores cometidos y no volver a cometerlos.

Consecuencias de la ausencia de educación financiera

Ya hemos hablado de la importancia de una buena educación y las ventajas que esta puede llegar a aportar en el desarrollo personal de un individuo, pero ¿Qué consecuencias tiene la ausencia de esta? Veamos:

  • Poca capacidad para la correcta administración de bienes.
  • Dificultad para identificar oportunidades de inversión.
  • Falta de emprendimiento.
  • Ausencia de liderazgo.
  • Objetivos inciertos.
  • Poco interés por el entorno político, social y económico del país.

Una vez que se tiene esta información queda claro que una buena educación financiera puede ser la diferencia entre el éxito laboral y la bancarrota.

Leer: 3 tareas que ayudarán a tu hijo a ser un joven emprendedor.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *